Salta al contenido

¿Sabes cómo superar un fracaso o un mal resultado?

“Un mal resultado” es como si fuera un rival al que debemos apreciar para poder aprender de él”

 

Palma, 10 mayo, 2018.- ¿Qué es para ti un fracaso? ¿Sabías que los fracasos en realidad no existen más que en nuestra mente? Lo que sí existen de verdad son los resultados que obtenemos, la interpretación que hacemos de éstos, así como lo que aprendemos de ellos.

Y el aprendizaje, a su vez, dependerá del  juicio de valor o interpretación de los hechos que hagamos cada uno de nosotros, es decir, si consideramos que esos resultados son positivos  y por lo tanto, nos son favorables, o por el contrario, pensamos que son negativos y nos perjudican de alguna manera.

La realidad, si lo piensas detenidamente, es neutra. Nosotros elegimos como la interpretamos en positivo o en negativo pero, en cualquier caso, siempre nos aporta una información y nos enseña alguna lección de vida, si estamos los suficientemente despiertos y atentos para poder captarla y entenderla. Desde mi punto de vista como profesional de la comunicación y coach personal, me gustaría destacar hoy en estas líneas que para mí hay tres claves básicas para poder afrontar y superar un supuesto “fracaso” , que no es más que “un mal resultado”, que no deseábamos obtener, pero que sin embargo la vida nos ha puesto delante. Como veremos más adelante, la humildad y la actitud con la que afrontemos ese “mal resultado” será determinante para poder trascenderlo y extraer su aprendizaje en positivo.

Desde mi punto de vista, las tres claves básicas que tenemos que gestionar para superar con éxito un “mal resultado” son la aceptación, la interpretación y  la extracción del aprendizaje que dicho resultado nos aporta, como veremos a continuación.

En primer lugar, la aceptación del hecho o resultado en sí, sin interpretación o juicio de valor alguno, es la primera clave porque sin ella no puede haber toma de conciencia de lo que está pasando, y  sin toma de conciencia,  no puede haber aprendizaje de ningún tipo.

En segundo lugar, la interpretación de lo que ha ocurrido, de ese resultado o realidad neutra dependerá de la actitud y humildad con la que valoremos esos hechos. ¿Esos resultados nos son favorables o nos perjudican a corto o largo plazo? ¿Somos capaces de hacer un análisis objetivo de lo que ha ocurrido o necesitamos a un amigo, familiar, un jefe o un coach profesional para que nos haga de espejo y podamos ver toda la realidad desde varias perspectivas diferentes? Muchos estudios psicológicos afirman que nuestra perspectiva mental es limitada porque sólo podemos ver una parte de nuestra realidad a través de nuestra mente consciente, mientras que la otra parte, perspectiva o puntos de vista quedan en la sombra donde no podemos verlos y, por lo tanto, no somos conscientes de ellos.

Y por último, la extracción del aprendizaje se obtiene respondiéndonos a algunas de estas preguntas: ¿Para qué me sirven estos resultados? ¿Qué información me aportan? ¿Qué puedo aprender y hacer con ellos? ¿Cómo puedo usar este  “supuesto mal resultado” en mi beneficio en el futuro y transformarlo en un “buen resultado”, que de alguna forma sea favorable o útil  para mí? Las respuestas serán nuestro aprendizaje para seguir creciendo y mejorando en lo que nos hayamos propuesto, sea una meta personal, deportiva o profesional. Seguro que muchos de los que estáis leyendo estas líneas habéis experimentado este proceso alguna vez de manera consciente o inconsciente.

Ha sido precisamente  la undécima victoria de Rafa Nadal en el  reciente Trofeo Conde de Godó, la razón que me ha impulsado a escribir este post, inspirada por este extraordinario modelo y portento de la naturaleza humana y del deporte, que tenemos la inmensa suerte de disfrutar los aficionados al tenis en particular,  y que sigue ganando torneos sin parar. Ojalá que siga inspirando a otros deportistas, y podamos ver muchos más como él en la historia del deporte en general.

¿Cuántas veces hemos escuchado o leído en los periódicos que Rafael Nadal estaba acabado o que el entrenamiento extremo, tanto físico como mental, al que le sometía su tío Toni Nadal había “fracasado” porque le había machacado y no tenía vuelta atrás? En realidad los hechos han demostrado que, en aquel tiempo lo que ocurrió sólo era “un mal resultado” al que se le podía dar la vuelta y superar con trabajo y esfuerzo. Como fan de Rafa Nadal, no he dejado de seguir a Rafa desde que ganó la Copa Davis en aquel partido mítico contra el americano Andy Roddick en la Cartuja de Sevilla en 2004, cuando aún no había cumplido los 18 años. Desde entonces, he escuchado esos comentarios poco alentadores para el futuro de Rafa en múltiples entornos deportivos así como familiares.

Sin embargo, el tiempo ha demostrado que el prestigioso tío Toni, después de veintisiete años como entrenador de Rafa, estuvo muy acertado en su visión, así como en su planteamiento estratégico, deportivo, y personal cuando escribió esa carta de despedida a su sobrino, publicada a finales de 2017 por el diario El País, en la que decía: Nunca entendí que la rivalidad traspase los límites del campo, ni consideré al rival como un enemigo. Eso me permitió apreciarles y aprender de ellos”. Por lo tanto, un “mal resultado” es como si fuera  “un rival” al que debemos apreciar para poder aprender de él. En realidad, no  es más que un maestro del que puedes aprender algo nuevo para conseguir acercarte a tu meta y además, evitar que se repita ese resultado no deseado en el futuro.

¿Quieres experimentarlo? Si así fuera, seguramente verás, como ocurrió en el caso de Rafa Nadal y su tío, que conseguirás excelentes resultados, muchas satisfacciones, así como mucha alegría en tu vida. Mil gracias a Toni Nadal y su pupilo por compartir su ejemplo, su sabiduría y ser fuente de inspiración para tanta gente de este planeta, entre los que tengo la suerte de incluirme. Una vez más, ¡GRACIAS!

Si es que en realidad,  “no hay nada insuperable,  ni problema sin solución” cuando afrontas la vida con una actitud positiva y humilde, así como con compromiso  y una buena preparación.

 

 

Aún no hay comentarios

Deja un Comentario

Puedes usar HTML básico en los comentarios. Tu email no será publicado.

Suscríbete a los comentarios vía RSS